Ventajas del factoring empresarial para el financiamiento de las pymes

factoring empresarial 1 e1543252375280

El incremento de las ventas y la base de clientes provocan el crecimiento de un negocio, pero cobrar por los productos y servicios ofrecidos es otro de los pilares fundamentales de la empresa para cumplir con los pagos y que la empresa continúe su evolución.

En la mayoría de los casos, la falta de liquidez es consecuencia del crecimiento en las cuentas por cobrar y los costos operativos, o de la acumulación de stock de productos que demoran en venderse. En este contexto, ¿qué alternativas tienen las empresas para resolver sus problemas financieros de largo plazo?

 

Analizar la brecha financiera

 

El primer paso es efectuar un diagnóstico certero del desfasaje entre el ciclo operativo (días de inventarios más días de cobro), por un lado y al ciclo de pago por el otro. Calendarizar cuándo debería ingresar el dinero y cuándo afrontar las deudas contraídas, genera visibilidad financiera para tomar decisiones.

 

Agilizar la rotación del stock

 

A través de ofertas específicas y segmentadas que permitan vender con ingresos asegurados.

 

Plazos con los proveedores

 

Negociar plazos más largos de pago a los proveedores es otra opción para ajustar la brecha financiera y dejar resuelto en el tiempo nuevos acuerdos.

 

Seguimiento exhaustivo del cash flow

 

El cash flow determina la liquidez que tiene cualquier empresa para hacer frente a los pagos y continuar con su actividad”, explica la firma Holded en el artículo ¿Qué es el cashflow y cómo mejorarlo para conseguir liquidez? Por lo tanto, su seguimiento es un pilar estratégico de financiamiento para pymes de cualquier tipo ya que detalla las cuentas que se deben pagar y con qué dinero se cuenta para hacerlo.

Tener visibilidad de las fechas de cobro y pago permite organizar y resolver tanto en lo inmediato como en el largo plazo la brecha financiera.

 

Factoring empresarial

 

Esta alternativa de financiamiento inmediato para cualquier empresa adelanta el cobro de facturas a plazo, descontando un porcentaje por sus gastos y servicios. En este sentido, el factoring  es una manera más barata de financiamiento que los préstamos bancarios porque la garantía son las facturas y no los activos fijos.

De esta manera el factoring ofrece las siguientes ventajas:

  • Liquidez inmediata: La empresa dispone del dinero en el mismo momento en que se realiza el factoring.
  • No requiere garantías: a diferencia de otros créditos, en este caso la garantía está dada por la sesión de las facturas por cobrar.
  • Externalización: Al tercerizar la gestión de cobranzas a agentes especializados se facilita la puntualidad de cobros y la cancelación de las deudas.
  • Ahorro de costos: Tanto de tiempo como de dinero porque se delega la administración de la cartera de cobranzas y disminuye la morosidad.

 

De esta manera, las pymes cuentan con un amplio abanico de opciones tanto de contingencia como estructurales para resolver las turbulencias financieras. El factoring empresarial les permite resolver tanto en el corto como en el largo plazo no sólo los problemas de liquidez sino también los diferentes hitos de la gestión de cobranzas.