Razones para realizar Leaseback Inmobiliario y obtener liquidez

Leaseback Inmobiliario

Una herramienta de financiamiento al que una empresa puede recurrir cuando atraviesa problemas de liquidez es el Leaseback Inmobiliario. Este tipo de financiamiento es una operación o transacción en la cual una empresa vende sus bienes inmuebles (propiedades) a una compañía de leasing para posteriormente arrendarlo por un periodo de tiempo específico. Una vez que termina el periodo del contrato, queda abierta la posibilidad de volver a comprar el bien.. Por lo tanto, el Leaseback permite hacer uso de inmuebles inactivos con la seguridad de recuperarlos, Generando recursos frescos para apoyar el giro del negocio hoy.

Desde la óptica jurídica, el dueño del activo es el adquiriente en la operación, sin embargo, contablemente el activo se mantiene en el balance de la empresa que lo vendió. En cuanto al aspecto fiscal, esta operación tiene un tratamiento doble. Por una parte, el Estado considera un traspaso del bien, mientras que también se le considera como un gasto el  arrendamiento financiero.

¿Cuándo recurrir a un Leaseback Inmobiliario?

Una empresa puede recurrir al Leaseback Inmobiliario, presenta problemas de liquidez y a la vez es propietaria de uno o inmobiliarios. Los problemas económicos pueden estar relacionados con el cobro atrasado de facturación, que han impedido resolver el pago a trabajadores, a proveedores y servicios generales de operación.

Al vender los bienes inmobiliarios se obtiene liquidez inmediata y, al mismo tiempo se genera un contrato de arrendamiento para poder hacer uso de ese inmueble, a cambio del pago de cuotas establecidas por parte de la entidad de leasing. El contrato lleva un periodo que puede fluctuar entre los 12 meses y los 12 años, lo cual funciona como un  financiamiento a mediano o largo plazo.

Bondades del Leaseback Inmobiliario

Someter una empresa a un contrato de Leaseback no es un proceso que implique altos riesgos. Al contrario, es una manera saludable de obtener ingresos cuando no se tiene acceso a créditos bancarios ni otras fuentes de financiamiento.

Entre las ventajas de Leasingback Inmobiliario se encuentra la posibilidad de convertir bienes inmobiliarios en flujo de dinero para solventar los gastos de la empresa de forma inmediata y seguir impulsando su crecimiento. Otra de las ventajas es que una vez vendido el bien, este se arrienda para poder continuar usándolo en la empresa. Por último, al finalizar el contrato tenemos la opción de re-comprar el bien, lo que implica la posibilidad de recuperarlo.  

Es necesario tener presente que mantener un nivel adecuado de liquidez es elemental para que una empresa perdure en el tiempo. La falta de equilibrio económico es un problema de muchas pequeñas y medianas empresas hoy en día, debido a la dificultad que existe para adquirir créditos y financiamiento, y porque frecuentemente se encuentran ante facturas por cobrar, debido a los periodos extensos de cancelación.

Es por esto que recurrir al Leasing Back inmobiliario como una fuente de financiamiento para mejorar la liquidez de las empresas es una alternativa saludable en la meddida que se tengan clarar todas sus implicancias. Si es la primera vez en que se va a hacer uso de este tipo de financiamiento, es importante recordar que éste funcionará como una inyección de capital rápido sin que se ponga en riesgo la estabilidad del negocio.