¿Qué es el factoring y cómo funciona?

factoring empresarial e1543252420425

 

El financiamiento factoring es una de las mejores herramientas que tenemos para recibir pagos de manera más rápida. Las pequeñas y medianas empresas (pymes) se han visto beneficiadas de este instrumento de financiamiento porque puede garantizar la liquidez en el corto plazo y no perder oportunidades para la inversión.

Mediante este sistema de financiamiento, el dinero de nuestras facturas por cobrar lo recibimos sin necesidad de esperar a que nuestro cliente cumpla el plazo para el pago (por lo general en 30, 60 o 90 días).

 

¿Cómo funciona el factoring?

 

Ejemplifiquemos en términos sencillos cómo funciona este tipo de financiamiento a la pequeña y mediana empresa:

Somos los dueños de la empresa X y hemos realizado una venta que se pagará en el plazo de 60 días. El problema es que necesitamos ahora mismo ese dinero para una importante inversión. ¿La solución? Al utilizar el factoring, recibimos hasta el 95% del monto de dicha factura, siendo el 5% restante la retención que se devuelve al cobrar la factura.

En pocas palabras, todo lo que hacemos es ceder nuestras facturas por cobrar a la empresa que hace el factoring a cambio de recibir en pocas horas una parte sustancial del dinero por cobrar.

 

Esto es lo que sucede cuando contratamos a una empresa que ofrece factoring

 

  1. Evaluación comercial: En esta primera etapa, la empresa de factoring evalúa el negocio, la relación entre cliente y deudor y da el visto bueno.
  2. Contrato: Al enrolarse como clientes y por única vez, se procede a firmar un contrato de cesiones.
  3. Cobranza: Cuando se ha cumplido el plazo previsto para el cobro de la factura, la empresa factoring se encargará de la cobranza.
  4. Cobro de la factura: cuando el proceso de cobranza se ha hecho efectivo, el negocio ha llegado a su fin.

 

Estas son algunas ventajas del financiamiento factoring

 

Los riesgos son mínimos

 

Si nuestra empresa está bien organizada, especialmente la cartera de las cuentas por cobrar, no debe haber mayores riesgos. Además, las nuevas herramientas de la tecnología de hoy, como las facturas electrónicas, crean un ambiente aún más favorable para este tipo de financiamiento. Por otra parte, hay que destacar que este modo de financiación está legalmente delimitado.

 

Contamos con dinero rápido

 

En pocos minutos podemos disponer de dinero para poder hacer frente a alguna necesidad. En una pequeña empresa, este aspecto es muy importante para poder crecer financieramente.

 

No hay que cobrar el monto a los acreedores, ya que la empresa se encargará de hacerlo.

 

La empresa que ofrece el factoring se encarga de todos los costos financieros por el concepto del anticipo. Como no se financia la factura al 100%, entonces la operación resulta bastante sencilla.

 

El factoring es una buena alternativa de financiamiento

 

Tanto las pequeñas como medianas empresas podrán disfrutar de este servicio de financiamiento para garantizar un buen flujo de caja y mantener las operaciones. Por ejemplo, si necesitásemos de nueva maquinaria y no disponemos de forma inmediata de los ingresos de las ventas que hemos realizado, la entidad que realice el financiamiento factoring sería nuestra tabla de salvación.