¿Qué es el equilibrio financiero y cómo lograrlo en pymes?

factoring empresarial para pymes

Las pymes crean entre el 60 y el 70% de las vacantes laborales a nivel global y generan más de la mitad del PIB mundial, por lo cual, es una importante contribución a la economía que podría ser mucho más alta si se eliminaran los problemas financieros como la inestabilidad, que incluso puede llevarlas a la quiebra si no toman las medidas necesarias para consolidar un buen equilibrio financiero. 

¿Qué es el equilibrio financiero?

El equilibrio financiero en una PyME se logra cuando se tiene la capacidad de hacer frente a todas sus obligaciones fiscales dentro de los plazos establecidos. Existen varias fuentes de financiamiento para establecer el equilibrio, ya sea por créditos bancarios o el factoring empresarial para pymes, pero, independientemente de la ayuda utilizada, siempre debemos enfocarnos en mantener las siguientes condiciones: 

  1. Liquidez: situación en la que el activo corriente (aquel capaz de convertirse en dinero en menos de 12 meses) es mayor a su pasivo corriente (deudas cuyo plazo de pago es inferior a un año). 
  2. Solvencia: a diferencia de la liquidez, la solvencia está relacionada con la capacidad de la empresa para asegurar los fondos y cumplir con sus obligaciones en el largo plazo. 
  3. Financiar los activos no corrientes con recursos permanentes: al invertir en los activos no corrientes y maquinaria como artículos, autos, utensilios, etc., con los recursos del patrimonio neto o el pasivo no corriente, podemos asegurar que su tiempo de vida coincida con el plazo de pago de la deuda utilizada para comprarlo. En consecuencia, el gasto no afecta la solvencia del negocio.

Si nuestra empresa cumple estas 3 condiciones podemos estar relativamente tranquilos. De no ser así, debemos ocuparnos en buscar una alternativa financiera porque estamos al borde de una inestabilidad en el corto plazo por falta de liquidez o de una quiebra total.

Cómo lograr el equilibrio financiero

Principalmente, debemos realizar un resumen completo de todas las entradas y salidas de dinero mensuales del negocio, acompañadas de otros factores como el nivel de ventas o la utilidad de los productos. 

Asimismo, reducir gastos podría evitar la falta de liquidez pues se eliminan los gastos innecesarios. Por ejemplo, si del análisis del negocio deducimos que los gastos se han ido incrementando de forma gradual a causa de situaciones externas a las ventas, como el alza en los costos de materia prima, entonces tenemos que buscar otras opciones de abastecimiento y centrarnos en minimizar los gastos operativos.

También será una buena ayuda el implementar estrategias de aumento de ventas. Es decir, al abrir más canales de ventas y ejecutar campañas de marketing, podremos ganar más clientes e incrementar los ingresos en la empresa. 

Inclusive, ayudarnos de la tecnología con la digitalización de procesos supone una reducción en el costo de los flujos de trabaja, además, es posible optimizar las funciones laborales e incrementar la productividad de los empleados.

Finalmente, podemos apoyarnos del factoring empresarial para pymes, el cual nos permite ceder las facturas a una compañía de factoraje que, a cambio de una comisión, nos entrega el valor correspondiente y se hace cargo de la cobranza. Así, tenemos disponible el dinero de las facturas al instante, sin esperar el pago del cliente.

Una vez implementadas estas estrategias, tenemos que medir continuamente el equilibrio financiero. De esa manera, podremos tener el control sobre dichos indicadores y corregir oportunamente las variaciones negativas.