¿Por qué deberías contar con varias fuentes de financiamiento?

fuentes de financiamiento

En la actualidad, las empresas deben estar preparadas económicamente para cualquier emergencia, y, para ello, es importante que conozcan las diversas opciones de financiamiento que existen y que pueden facilitar el trayecto al éxito en un sinfín de situaciones. A continuación, se menciona la importancia de contar con varias alternativas, si queremos que nuestro negocio enfrente periodos difíciles y continúe creciendo.

Importancia de contar con varias fuentes de financiamiento

1. Atención de necesidades a corto y mediano plazo

Si contamos con más de una opción, podemos buscar financiamiento inmediato o para un plazo más largo. Esto dependerá, básicamente, del tiempo que disponemos para obtener la solvencia y qué deseamos hacer con ella. Si nos encontramos en una situación donde requerimos una solución expedita, como el pago de proveedores o empleados, será mejor que optemos por un financiamiento como el factoring, el cual es rápido y sencillo.

En la opción a largo plazo, ya con un panorama más estable, puede ser bueno hablar con un banco o conseguir inversionistas. Sin embargo, debemos estar bien informados de todos los requisitos y las características de la fuente de financiamiento, los cuales van a depender de la institución o figura inversora.

2. Mayor independencia y flexibilidad

Tener varias fuentes de financiamiento, también permite recurrir tanto a apoyos internos como externos; el interno proviene, principalmente, de los aportes de los socios y de los ingresos que produce la empresa; mientras que el externo, de fuentes tales como entidades bancarias o accionistas. El interno entrega gran independencia para la empresa, pero puede limitar las inversiones que se quieren realizar. 

Por el contrario, con el financiamiento externo podremos efectuar inversiones capaces de entregar frutos a largo plazo o respaldar nuestras operaciones cuando la liquidez esté poco estable. También, el factoring resalta como alternativa en este último punto.

3. Menos intereses

Al mismo tiempo, los intereses son un tema complejo para cualquier persona o empresa y, si podemos, es mejor evitarlos. En este sentido, conseguir fuentes de financiamiento que no generan intereses parece algo fuera de lo común, pero es relativamente fácil y pueden ser la opción correcta para las empresas en busca de fondos de forma rápida y sin tantos problemas asociados. 

Si se requiere este tipo de financiamiento, el factoring es el camino a seguir. No solo porque no genera interés y no se debe devolver ningún dinero, sino porque solo tendremos que restar un porcentaje al dinero recibido por temas operativos; muy conveniente para quienes necesitan financiamiento seguro. 

4. Mejores condiciones de financiamiento

Finalmente, tener diversidad de opciones aumenta las posibilidades de acceder a mejores condiciones en cuanto a montos, plazos y tasas de interés, dando la oportunidad de elegir aquellas que se adapten a las exigencias del negocio. Además, permite tener un sistema de financiamiento más sólido y con menos riesgos, evitando que nuestra solvencia se vea afectada por el atraso de pagos de proveedores. En suma, elegir más de una fuente de financiamiento es importante para atender las necesidades de la empresa de la forma más conveniente. Disminuye la vulnerabilidad del negocio, permite continuar con las actividades proporcionando liquidez en diferentes periodos, y reduce cualquier riesgo de no poder obtener los recursos solicitados, ya sea por las condiciones del mercado financiero o por el tamaño y flujo de efectivo de la compañía.