Mejorando el financiamiento de una PYME: orden vs. contrato

orden de compra | financiamiento de una pyme

Como empresarios, es fundamental conocer todas las opciones disponibles a la hora de cerrar una transacción comercial para elegir métodos compatibles con nuestras necesidades, modos de producción y políticas internas. 

A raíz de eso, existen dos documentos que pueden confundirse dentro de la administración y financiamiento de una PYME: orden de compra y contrato. Aunque ambos suponen el cierre de un trato, esto no significa que los dos casos tengan la constancia de validez jurídica. 

Orden de compra o contrato ¿Cuál me conviene?

Es importante considerar la mejor opción para establecer nuestra relación comercial con otra empresa, por esa razón, debemos conocer, perfectamente, cuáles son las diferencias entre el contrato o la orden de compra.

La orden de compra es un documento elaborado por un comprador en el cual se establecen condiciones como fechas de entrega, solicitudes de cotización previamente emitidas, notas de asesoramiento, cantidades y condiciones de pago de un pedido realizado.

Por las propiedades comunes que suele incluir una orden, se convierte en evidencia física de la voluntad del comprador a lo largo de todo el proceso de compraventa, facilitando la detección de errores por parte del vendedor con una simple revisión. Sin embargo, no se genera ninguna obligación de pago o impuesto alguno por incumplimiento sino hasta haber concluido la relación comercial.

A diferencia de una orden de compra, los contratos poseen fuerza legal, pues refieren el acuerdo de voluntades entre dos o más personas para el cumplimiento de obligaciones y el reconocimiento de derechos previamente acordados. Entonces, el contrato, como prueba de relación comercial, presenta mayores beneficios en caso de conflictos legales por incumplimiento, lo que puede ser muy positivo para garantizar el financiamiento de una PYME.

Asimismo, un contrato puede suponer una garantía de amparo legal más atractiva para el comprador y, aunque los procesos jurídicos por incumplimiento de contrato pueden ser muy lentos, brindan a las PYMES la posibilidad de ser enmendadas si surgen problemas con un comprador.

Desventajas del contrato vs. la orden de compra

Uno de los problemas más comunes con la orden de compra es el no tener validez jurídica hasta que el comprador acepta las condiciones del vendedor, es decir, cuando se realiza un acuerdo contractual. Esto se explica en el primer artículo del Código Civil de Chile:“las obligaciones nacen, ya del concurso real de las voluntades de dos o más personas, como en los contratos o convenciones».

Pero, para la creación de contratos, es necesario invertir en consultoría jurídica cuando se trata de proyectos grandes, asegurándose siempre de redactar y firmar (física o electrónicamente) un contrato que estipule todos los términos y condiciones del negocio. Aunque en Chile son válidos los acuerdos verbales, puede ser muy difícil demostrar quién tiene la razón si llega a haber un malentendido.

De esta manera, una opción para evitar estos problemas es acudir con empresas financieras quienes ofrecen apoyo a pequeñas y medianas empresas para cumplir con las órdenes de compra de entidades gubernamentales. Si bien, este proceso no debe confundirse como un préstamo, las PYMES pueden hacer uso de este método para cumplir con sus pedidos. 

Con ello, esta alternativa de financiamiento para atender una orden de compra es la mejor decisión que una empresa puede tomar pensando en satisfacer a sus clientes, fidelizarlos y hacer crecer su negocio.