Los obstáculos de financiamiento para una empresa emergente

apoyo financiero a empresas

En Chile, uno de los sectores más importantes para el desarrollo económico es el de las Pequeñas y Medianas Empresas (pymes), pues de acuerdo con el Ministerio de Economía, representan el 52.5% del total de las compañías que hay en el país y emplean al 38.7% del total de trabajadores.

No obstante, se enfrentan a varios obstáculos que limitan su crecimiento y continuidad en el mercado, siendo uno de los principal de ellos la falta de apoyo financiero que se les otorga ya sea por su tamaño, cantidad de ventas o porque aún son consideradas como empresas emergentes.

Estos son algunos de los factores que llevan a las instituciones bancarias, así como a proveedores e inversionistas, a solicitar a las pymes un aval y comprobante de ingresos antes de otorgarles un financiamiento. Además, para ellos resulta primordial que cuenten con un buen historial crediticio.

De esta forma es como dichas instituciones elevan los requerimientos de garantía a las pymes, sustentados en que tienen mayor inestabilidad, mayor informalidad y es más difícil evaluarlas, por lo que creen que los procesos de recuperación del crédito otorgado pueden ser bastante largos. 

Cabe destacar que esta falta de financiamiento también deriva de factores internos, pues muchos de los directivos o responsables de estas empresas cometen errores sobre su planificación, lo que, al combinarse con los elementos externos, se traduce en una carga para su desarrollo.

Por ejemplo, la falta de indicadores clave, así como de procesos rigurosos de análisis, no haber concluido la planificación, tener problemas sobre la ejecución y contar con una estructura interna inadecuada, son algunos de los factores que indican una mala administración financiera y fiscal.

Dichos obstáculos, tanto a nivel externo como interno, son los que han llevado a muchas de las pymes a recurrir con menor frecuencia a fuentes de financiamiento como las bancarias y comenzado a optar por alternativas que se adecuen a sus procesos y ritmo de crecimiento.

Entre una de las más amigables se encuentra el factoring, el cual es un apoyo financiero a empresas para que consigan la liquidez que necesitan de forma inmediata mediante la concesión de facturas a un tercero, quien les otorgará el financiamiento y se encargará de la cobranza. 

El factoring ofrece varios beneficios de apoyo financiero a empresas, como:

1. Liquidez inmediata.

A diferencia de las instituciones bancarias que tardan días o incluso semanas en otorgar un financiamiento, la liquidez que se obtiene mediante el factoring sucede prácticamente en el mismo momento en el que se otorgan las facturas, pues estás, se pueden cobrar al instante de emitirlas. 

2. Sin deudas. 

Debido a que solo se lleva a cabo un intercambio sobre los derechos de cobro de una factura entre la pyme cedente y el receptor en cuestión, no se generará ningún tipo de deudas, gracias a lo cual, se puede conseguir la liquidez sin endeudamientos y dedicarse a invertir para la productividad.

3. Gestión del cobro. 

De acuerdo con la “Encuesta Ambiente Pymes en Chile”, uno obstáculo al que se enfrentan estas empresas es la complejidad de muchos procesos administrativos, situación que el factoring hace más sencilla pues puede considerarse como un servicio externo para la gestión de cobro.

4. Sin riesgos.

Las pymes cedentes de facturas no asumirán riesgos asociados a la insolvencia de las entidades financieras, ni de los riesgos de cambio en caso de que la factura sea en moneda extranjera y, además, estas deberán asumir todo cargo por los trámites de gestión de cobro de los documentos.