¿Los bancos apoyan el financiamiento para PYMES?

operaciones de factoring

Nuestra empresa necesita la inyección de capital, no solo para cubrir las operaciones básicas o diarias, sino también para impulsar su crecimiento y desarrollo, con la finalidad de incrementar su liquidez y mejorar la rentabilidad del negocio. 

Si bien, el deseo de obtener un apoyo económico puede llevarnos a solicitar un crédito bancario, la realidad es que, cuando nos presentamos ante la entidad financiera para solicitar el financiamiento para PYMES, la banca suele exigir una serie de garantías o avales difíciles de conseguir los cuales retienen el otorgamiento del crédito solicitado.

Factores que detienen la solicitud de crédito para las PYMES

1. Situación financiera de nuestra empresa

Las PYMES normalmente solicitan un crédito cuando se encuentran ante una pérdida financiera o un fuerte endeudamiento, esta situación es el primer obstáculo pues el banco determinará si tenemos la capacidad de pago para otorgar el financiamiento. En consecuencia, debemos tener la garantía de poder cumplir con los abonos para pagar el crédito.

De esta manera, el banco evaluará los fondos disponibles de nuestra PYME, la capacidad de pago y los respaldos que tenemos para responder ante el crédito solicitado. Estas garantías se tratan de activos de nuestra empresa, tales como: caja, equipos, maquinarias, locales o propiedades. 

El problema con este punto es delicado, pues la solicitud de garantías puede ir más allá de nuestras capacidades financieras y corremos el riesgo de un embargo total en caso de generar impagos.

2. Historial financiero

Con el registro del historial sobre nuestras cuentas, el banco decidirá si somos un buen cliente para otorgarnos crédito. Es decir, si en ocasiones anteriores se nos ha otorgado un crédito y hemos cumplido con los plazos de pago, o si tenemos algún crédito o deuda en el presente.

Luego de analizar el historial, la entidad financiera estará abierta a tomar en cuenta una nueva solicitud de crédito. Así, el registro de un pago con retrasos u otras irregularidades perjudican considerablemente el historial crediticio, por muy limpio que haya sido en otras ocasiones.

3. El uso que se le dará al crédito

Nuestra PYME debe exponer, claramente, cómo será destinado el financiamiento que estamos solicitando, porque la banca debe quedar convencida de lo ventajoso que será para ella el otorgamiento del crédito. 

Esto se explica al observar las condiciones de intereses para las grandes empresas, las cuales son menos estrictas y con pagos menores en comparación con los cargos del financiamiento para PYMES, pues las ganancias a largo plazo de las grandes corporaciones redundan en pagos seguros.

4. Situación económica actual

Luego del estallido social ocurrido en el país en 2019, muchas pequeñas y medianas empresas se vieron afectadas por saqueos e incendios, algunas otras sufrieron los estragos por una economía golpeada, pues la caída de ventas trajo pérdidas de dinero. La grave falta de liquidez llevó a muchas PYMES a cerrar sus puertas, disminuir considerablemente su nómina laboral o verse en serios problemas financieros.

En consecuencia, los organismos gubernamentales se han esforzado por diseñar estrategias para apoyar a las PYMES, pues éstas son fundamentales para la economía del país. Parte de estos planes contemplan facilidades de pago y otras opciones de financiamiento para PYMES, con el fin de que las empresas afectadas puedan reactivar sus operaciones.

Finalmente, solo nos queda revisar los otros tipos de financiamiento que pueden ayudarnos en caso de no reunir los requisitos bancarios para un crédito. Para ello, existen alternativas como el factoring, el cual es un proceso donde una empresa de financiamiento nos compra las facturas, para poder utilizar el dinero de esas cuentas, sin necesidad de solicitar un crédito.