La importancia de conocer los costos en tu PyME

financiamiento empresarial

Para poder alcanzar estabilidad financiera en nuestra empresa, es importante tener toda la información actualizada sobre el capital disponible, los ingresos y los gastos. En este sentido, conocer los costos relacionados a la producción, administración y ventas del negocio nos posibilita la toma de decisiones, así como analizar si podemos solicitar un financiamiento empresarial o no.

¿Cuáles son los principales costos de producción?

Los principales costos asociados a una empresa son los fijos y variables. Nos ofrecen información relevante para: 

  • Establecer los precios de nuestros productos. 
  • Fijar objetivos de venta. 
  • Analizar en qué se está gastado de más e implementar estrategias para reducir costos. 
  • Conocer el punto de equilibrio, en el cual podremos empezar a cubrir los costos con las utilidades de la empresa. 
  • Definir promociones.

Costos fijos: son permanentes y no están relacionados con el volumen y la producción de venta. Es decir, son aquellos que se tienen que pagar sin importar la disminución o aumento de ventas o producción. Se puede considerar como costos fijos el pago de sueldos, del arriendo, de los servicios (teléfono e Internet), pues su costo no cambia en función de la operación del negocio. 

Costos variables: son aquellos que sí están asociados a los volúmenes de producción y ventas. Gastaremos más o menos, dependiendo de la cantidad producida o vendida, por ejemplo, las comisiones, la energía eléctrica (si se trata de fábricas) e impuestos.

Costos totales: son la suma de los dos anteriores y el cual representa el costo mínimo asociado para poder producir.

¿Por qué es importante identificar los costos?

Llevar un control adecuado de los costos es indispensable al momento de pedir un financiamiento empresarial. Nos permitirá evaluar qué tan capaces somos para solventar nuestras deudas operativas y administrativas, y buscar soluciones para obtener liquidez. Para lograr un equilibrio financiero, y ver la posibilidad de solicitar un financiamiento, es recomendable tomar en cuentas las siguientes acciones: 

  1. Revisar el presupuesto del año pasado: permitirá comparar los gastos e ingresos que se obtuvieron con lo que se tienen actualmente, permitiendo evaluar qué tipo de procesos se hicieron bien o mal, para repetirlos o mejorarlos.
  2. Recurrir a la analítica predictiva: dará información sobre los ingresos que se obtendrán mensualmente. Esto ayuda a anticipar los gastos para no excedernos y evaluar cuáles se pueden reducir.
  3. Estimar el aumento en costos fijos que implica la expansión del negocio: es necesario identificar los costos que se sumarán al negocio por el arriendo de uno o más locales, por aumentar la cantidad de los empleados y otro tipo de gastos asociados a la ampliación del negocio.
  4. Planificar un equilibrio financiero: preparándonos de la mejor manera para cuando ocurra un gasto inesperado. Incluso servirá para considerar la implementación de un fondo de contingencias. 
  5. Monitorear las cuentas: permite hacer ajustes sobre la marcha para evitar riesgos y aumentar la visibilidad de las operaciones que se realizan.

Como podemos ver, los costos nos proporcionan información necesaria para mantener un equilibrio financiero, el cual nos permitirá seguir haciendo crecer nuestro negocio. También nos ayuda a identificar el momento en que necesitaremos recurrir a un apoyo financiero.