Indicadores financieros para evaluar la solvencia de tu Pyme

indicadores financieros

La solvencia es parte de optimizar los recursos de nuestra PYME, y por ello aquí te daremos los indicadores financieros más comunes para analizar y enfrentar las distintas obligaciones en el negocio. 

Para cuentas por cobrar y cálculo de efectivo 

Sin dinero libre en caja y sin el cálculo de cuentas por cobrar, no hay forma en que la empresa pueda obtener ganancias o números positivos. 

Rotación de inventarios

Mide el número de ocasiones que se usan los inventarios de una empresa y sirve para saber qué tan rápido se mueve un producto o servicio con respecto a su venta en el mercado. 

Rotación de inventarios = Costo de los bienes vendidos/inventario. 

Periodo promedio de cobro

Es para evaluar cuánto nos demoramos en obtener el dinero cuando se realizan ventas a crédito en nuestra empresa y se calcula: 

Periodo promedio de cobro = cuentas por cobrar / ventas diarias (promedio).

Periodo promedio de pago

Es para calcular la responsabilidad que tiene la empresa sobre el cumplimiento de las obligaciones de pago con los proveedores. 

Periodo promedio de pago = Cuentas por pagar / Compras diarias promedio.

Rotación de los activos totales

Es sobre la eficiencia del negocio con respecto a cómo utiliza sus activos para producir ventas y se calcula: 

Rotación de activos totales = Ventas / Total de activos.

Tasa de rotación de efectivo 

Mide la eficiencia del manejo del dinero a través de cuántas veces por año varía el saldo de caja con los ingresos por venta.

Tasa de rotación de efectivo = Ingresos de ventas anuales / dinero promedio anual.

Activo circulante 

Es el efectivo disponible en cualquier momento. Por ejemplo, el dinero del banco, las inversiones financieras, las facturas por pagar u otras. 

Activo circulante = Activos circulantes totales / pasivos circulantes totales.

Margen de ganancia 

Una manera fácil para saber si nuestra PYME vende apropiadamente es conocer el margen de utilidad y cuidar que no sea bajo o inexistente. Su cálculo es sencillo: 

Margen de ganancia = Precio de venta al consumidor del producto – costo del producto. 

Flujo de caja 

Es la cantidad de efectivo que entra y sale en un período específico. Asimismo, permite evaluar las condiciones de deudas por pagar y cobrar, además de la solvencia general de la empresa.

Flujo de caja = Beneficio neto + amortizaciones + provisiones.

Su resultado es positivo cuando los cobros superan los pagos de deuda. 

Prueba o test ácido

Indica la liquidez de un negocio a corto plazo y sirve para evaluar si una empresa tiene suficiente flujo de efectivo para pagar sus obligaciones de corto plazo. 

Prueba ácida= (Clientes+ inversiones financieras a corto plazo+ tesorería) / pasivo corriente.

Indicadores de satisfacción al cliente

Otro factor importante es medir la eficacia sobre la relación comercial con los clientes. Así que, existen distintas formas para obtener resultados como: 

El costo por adquisición (CTA) 

Es la inversión que hacemos para conseguir un cliente potencial para lograr una conversión como adquirir nuestro producto o servicio. 

CTA = Gasto total en marketing y ventas / el número de compradores o clientes conseguidos en ese lapso de tiempo. 

Retención de clientes o consumidores 

Sirve para identificar la proporción de clientes que vuelven a comprar, así se llega a la rentabilidad y recurrencia en las ventas.

Tasa de retención de consumidores = (Número de clientes al final del periodo – clientes nuevos conseguidos / clientes al inicio del periodo) x 100. Estos no son los únicos indicadores financieros. Así que, contar con una plataforma nos auxiliará con procesos de anticipo de facturas, órdenes de compra, pago a proveedores y ordenamiento en el flujo de caja para lograr el equilibrio financiero.