Formas privadas para financiar tu pyme

financiamiento para empresas en Chile

Existen muchas formas de financiamiento para empresas en Chile. En este apartado, te mencionaremos las alternativas privadas más comunes para solventar económicamente una pyme. 

1. Crédito

Es un préstamo recibido por parte de bancos o instituciones financieras, que nos ayuda a responder ante una necesidad económica o inversión. Se caracteriza por tener un plazo de pago determinado y por aplicarse una tasa de interés al monto solicitado. 

Si se respeta el contrato, mantenemos las puertas abiertas para solicitar futuros créditos, sin embargo, en caso de que los plazos de pago no se concreten como es de esperar, puede derivar en un mayor endeudamiento e imposibilidad de adquirir préstamos en el futuro. 

Generalmente estos préstamos tienen larga data, lo que significa que los plazos de pago son por varios años. Para que este financiamiento no exceda nuestras posibilidades de pago, hay que comparar tasas de interés y evaluar nuestra capacidad de liquidez a largo plazo. Es útil para utilizar en proyectos nuevos, que requieren montos altos. 

2. Leasing 

Es un contrato de arriendo entre una pyme y una empresa financiera. Esta alternativa le permite a la pyme arrendar un bien a una empresa de leasing, que puede comprar al término del contrato. Es una vía de financiamiento conveniente, por ser rápida en términos de tramitación, flexible en plazos y por dar acceso a servicios, como equipos, infraestructura y maquinaria, a aquellos negocios que aún no cuentan con el dinero suficiente para adquirir su propio material.

No obstante, este tipo de financiación también presenta ciertas desventajas, por ejemplo, que sólo podemos devolver el bien cuando se cumple el plazo del contrato y que tiene un valor financiero más elevado en comparación a otros. 

3. Crowdfunding

Es una forma de financiamiento participativo, en donde ciertos inversionistas entregan capital y fondos a propuestas de proyectos a través de plataformas digitales. Es una manera innovadora que no requiere ni exige transacciones físicas, sólo inversionistas que apuestan por buenas propuestas con el objetivo de recuperar y acrecentar su capital, a la vez que dan sustento económico a buenas ideas.

Una de las ventajas de esta vía es que te permite tener un trato directo con el público interesado y adquirir mayor presencia y retroalimentación, lo que posibilita hacer ajustes en el proyecto posteriormente. Como inconveniente, podemos mencionar el hecho de que hay muchos inversionistas que prefieren abstenerse de invertir en proyectos que se encuentran aún en fases muy tempranas de desarrollo, además de correr el riesgo de que la idea sea plagiada. 

4. Factoring 

Este financiamiento para empresas en Chile consiste en transformar activos en liquidez inmediata, lo que favorece e incrementa la capacidad financiera de una empresa. Al optar por esta forma de financiamiento, no se pierde la capacidad crediticia frente a un banco, se obtiene liquidez cada vez que se requiere para pagar gastos extras, y no se generan nuevas deudas. Otros de los beneficios de preferir el factoring son que permite tercerizar la gestión del cobro y el pago a proveedores, además de eliminar el riesgo del tipo de cambio. 

Las empresas de factoring liberan nuestras cuentas por cobrar, aplicando un porcentaje de descuento para que podamos disponer del dinero en el corto plazo. Esto sirve para cubrir pagos a proveedores, nómina o gastos de operación. No se recomienda para proyectos a largo plazo, sino para necesidades inmediatas. 

Se puede contratar con recurso o sin recurso. En la primera el negocio que contrata se hace responsable del incumplimiento del deudor, mientras que, en el segundo, la empresa de factoring asume la deuda en caso de haber impago.