Flujo de caja: ¿cómo el factoring puede optimizarlo?

Las dificultades financieras en una empresa pueden presentarse en cualquier momento, sin embargo, no disponer de un flujo de caja estable puede hacer que no podamos cumplir con las obligaciones propias del negocio.  

El flujo de caja considera todos aquellos ingresos y egresos que se tienen durante un periodo de tiempo, permitiéndonos registrar cuántas ventas hemos realizado, cuántos préstamos y facturas se han cobrado, así como los pagos efectuados a proveedores, empleados, compras generales o gastos por servicios. 

Considerando todos esos elementos, es como podemos saber de cuánto dinero disponemos para que la compañía siga operando, y tomar decisiones anticipadas en caso de requerir flujo de efectivo. 

¿Por qué el factoring puede mejorar el flujo de caja?

Los servicios factoring en Chile nos ayudan a disponer de dinero cuando no tenemos los recursos suficientes para continuar adquiriendo materia prima. Esta falta de liquidez usualmente se debe al atraso en el pago de facturas o por plazos de cobro muy extensos. 

Para que no tengamos que esperar a que los clientes nos paguen, las empresas de factoring compran nuestras facturas aplicando una tasa de descuento, anticipándonos el flujo de caja, y después los clientes le pagan directamente a la entidad.

Al disponer de este dinero, hace que mejore el flujo de caja, ya que podemos seguir cubriendo el pago de proveedores, de nómina y servicios, e incluso, poder invertir en proyectos a corto plazo. 

1.  Toma de decisiones

El factoring no solo permite que se puedan tomar decisiones rápidas cuando la operatividad ha disminuido, sino también cuando la demanda es mayor y se requieren ingresos para poder mantener la producción. Al contar con ese dinero dentro del flujo de caja, podremos destinar los recursos a las necesidades inmediatas.

 2.  Dinero rápido

A diferencia de los bancos, los servicios factoring en Chile ofrecen mayores facilidades para la compra de facturas, sin importar el tamaño o giro de la empresa, lo que permite incluso contar con el dinero en pocos días. Solo deberán evaluar la fiabilidad y solvencia de nuestros clientes, para garantizar que el pago será efectuado en el tiempo estimado. 

3.  Liquidez a pequeñas empresas

Tener un flujo de caja estable puede ser complicado cuando el negocio está empezando, sobre todo porque las cuentas por cobrar pueden extenderse hasta 60 o 90 días. Acudir a empresas de factoring, hace que podamos adelantar el cobro para seguir operando y solventar otros gastos. 

4. No más retrasos

Es posible que en ocasiones haya retrasos en los pago de facturas, pero no contar con ese ingreso dentro del flujo de caja, puede alterar los próximos gastos. Para que el tiempo no nos gane, el factoraje nos proporciona el efectivo con una tasa de descuento, y la empresa se hace responsable del cobro al cliente. 

5. Inventario completo

Si nuestro negocio requiere tener el inventario completo para poder cubrir la demanda de los clientes y distribuidores, recurrir al factoraje hará que tengamos ingresos suficientes para seguir haciendo pedidos a proveedores y continuar con la producción. 

Si bien, nuestra empresa puede no estar presentando bajas en las ventas, a veces los plazos de cobro pueden ser tan extensos que generan un desfase en el pago de nuestras obligaciones. En este escenario es donde los servicios factoring en Chile representan un apoyo, ya que ayudan a que nuestro flujo de caja muestre resultados favorables para poder seguir invirtiendo en el negocio.