¿Existe un plazo máximo para exigir el pago de una factura?

financiamiento a microempresas e1543253032562

 

Actualmente, no existe en Chile ninguna normativa legal que establezca un plazo máximo definido para exigir el pago de una factura.

Si bien, desde diversos sectores han surgido iniciativas para establecer mecanismos que permitan acotar estos tiempos de espera, lo cierto es que la ley tributaria no contempla ningún plazo específico al que se puedan atener los empresarios.

Por lo tanto, cuando las empresas autogestionan sus procesos de cobranza el pago efectivo y a tiempo de los montos adeudados depende principalmente de la buena voluntad que exista entre las partes.

Esto es especialmente complicado para las Pymes que, por lo general, requieren de dichos dineros para mantener su capital de trabajo y que, además, no cuentan con la capacidad logística y el personal administrativo suficiente para dedicar a los procesos de cobranza.

 

Alternativas legales para hacer efectivo el cobro de facturas

 

Sin embargo, esto no significa que no exista ninguna opción factible para solucionar este problema. En Chile, la Ley 19.983 y sus respectivas modificaciones regulan la transferencia y el mérito ejecutivo para que terceros puedan hacer efectivo el cobro de dichos documentos.

Esto quiere decir, que la legislación chilena contempla alternativas para llevar a cabo acciones que permitan a las empresas tener acceso al dinero que se les adeuda y así poder seguir funcionando.

Quienes ejercen estas acciones de cobranza son las denominadas empresas de factoring.

Este sistema es una de las principales fuentes de financiamiento a microempresas y consiste en la cesión de las facturas a una empresa especializada en cobranza. A cambio de estos documentos el factor entrega inmediatamente un porcentaje del monto indicado en la factura al dueño de la misma. Este porcentaje, dependerá de la empresa de factoring y del tipo de contrato suscrito entre ambas partes.

En términos generales, existen dos tipos de contratos de factoring:

  • Factoring con recurso: en este tipo de contrato, el empresario cede sus facturas y a cambio se le hace entrega automática de un porcentaje de los montos indicados. Sin embargo, cuando se cumple la fecha indicada en la factura, si el deudor no ha hecho efectivo el pago, la empresa cedente debe restituir íntegramente el monto que le fue entregado. De lo contrario, se convierte a su vez en deudora de la empresa de factoring.

 

La liquidez es un elemento clave para el funcionamiento de las pequeñas y medianas empresas. Para este tipo de negocios no solo es difícil acceder a créditos bancarios, sino también, es compleja la logística involucrada en los procesos de cobranza a sus clientes, sobre todo cuando la ley no establece plazos fijos para hacer efectivo el pago de las deudas.

Por este motivo, el factoring es uno de los principales mecanismos de financiamiento a microempresas que requieren de caja para poder seguir cumpliendo con sus obligaciones sin incurrir en nuevas deudas o caer en insolvencia.