Evolución del factoring en apoyo a las pymes

factoring para pymes

El sistema de financiamiento Factoring ha ido en alza desde el 2017 debido al crecimiento de las pymes en Chile. Tan sólo el año pasado, la aparición de firmas y sociedades aumentó un 11%, siendo la fuente de trabajo de hasta un 53% de empleados, y una de las principales fuentes de crecimiento económico para el país. No obstante, mantener operando la mayoría de las pequeñas y medianas empresas se ha vuelto un reto para los emprendedores, ya que constantemente se encuentran sin la liquidez necesaria para solventar los gastos de producción.

A finales del 2018, según el Informe de Deuda Morosa de Empresas, el 90% de los negocios registrados con estado de morosidad fueron pymes. Este fenómeno se dio por la extensión de facturas con periodos muy largos de cobro, lo que imposibilitaba que las empresas contarán con la fluidez económica para mantener a sus proveedores, empleados y clientes. En busca de hacerle frente a esta situación, muchas de las pymes recurrieron a créditos y financiamientos que eventualmente no pudieron liquidar. 

¿Por qué ha crecido el servicio de factoring?

Para impulsar el crecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas, las entidades con sistema de factoring han extendido sus servicios a este sector. Actualmente, las pymes representan el 65% de los clientes de las compañías de factoring, debido a los beneficios que les ofrecen.

En la búsqueda de obtener liquidez para el negocio, el factoring para pymes permite que las empresas vendan sus facturas por cobrar y les den un alto porcentaje en su valor de manera inmediata. De esta manera, pueden disponer de dinero, mucho antes del plazo de cobro, para pagar servicios, nóminas y otros elementos para su operación. 

Además de sus beneficios en cuanto a liquidez inmediata, el factoring resulta una herramienta de financiamiento más sencilla, en comparación a las entidades bancarias u otras instituciones crediticias. Los bancos suelen pedir muchos requisitos y documentos para ofrecer un crédito, y en la mayoría de las ocasiones éste le es negado a las pymes por su poco tiempo de antigüedad, por la inconstancia de fluidez económica o por su historial crediticio; sin embargo, el factoringde manera rápida evalúa al cliente y a los deudores para determinar si acepta la cesión de facturas o no.

Factoring electrónico

Dada la fuerte demanda de las pymes, el factoring ha tenido que evolucionar junto con la emisión de facturas electrónicas. Tan sólo en el 2018, hubo un incremento del 15% en la cesión de facturas a través del factoring electrónico, llevando hasta 20 mil empresas al uso de este servicio. Entre los motivos por los cuales el e-factoring ha ido en crecimiento, es porque disminuye los trámites y reduce costos. Muchas de las empresas de factoring, ya cuentan con este servicio en sus sitios web para que los clientes dispongan de una atención rápida y satisfactoria. 

Seguirá creciendo

En el último año, las industrias de factoring crecieron un 10% y actualmente están representando el 9-10% del Producto Interno Bruto del país. Dado que aproximadamente al día se crean en Chile 531 nuevas empresas, seguramente lo que va del 2019 y en los próximos años se verá un desarrollo del factoring para pymes al doble. Hasta el momento tan sólo 40,000 pymes y microempresas han incursionado en este servicio, por lo que sigue siendo un terreno para recorrer. Sin embargo, son varias las ventajas que se obtienen con este servicio, ya que nos posibilita contar con dinero anticipado para que nuestro negocio siga creciendo.