El grave problema del endeudamiento de las pymes

Las pequeñas y medianas empresas, mejor conocidas como pymes, son uno de los principales motores de la economía chilena, ya que representan alrededor del 98% de las empresas del país. Sin embargo, pese a su importancia en el desarrollo nacional, viven un panorama difícil para su crecimiento, siendo el principal problema el endeudamiento.

¿Cuál es el panorama de las pymes?

Actualmente, el 80% de las pymes no sobreviven al tercer año a causa de una mala gestión y administración del negocio, lo cual los lleva a un estado de endeudamiento tan solo en sus primeros años de actividad. Por otra parte, se estima que solo el 10% de las pymes alcanzan la etapa de maduración, tomando como referencia los primeros 3 y 10 años de permanencia. 

¿Por qué se endeudan las pymes? 

No se cuenta con el capital para operar

La mayoría de los emprendedores solicitan créditos para poder iniciar su negocio, sin embargo, el no obtener los rendimientos esperados en los primeros meses les imposibilita cumplir con los pagos del préstamo, acumulando intereses. 

Bajo flujo de caja

Es posible que al inicio no se cuente con un flujo de caja estable, debido a un escaso número de clientes o a un desfase en los periodos de entradas y salidas de dinero, lo cual ocasiona que no se puedan atender los pagos a proveedores y trabajadores, e incluso los adeudos propios de un crédito ya solicitado. 

Mal manejo del negocio

Son muchos los que inician un proyecto sin evaluar y establecer un plan de negocio, lo que los lleva a la asignación inadecuada de recursos, al incumplimiento de metas y al bajo rendimiento por falta organización e implementación de procesos. Para asumir los costos generados por la mala toma de decisiones, en ocasiones se recurre al endeudamiento crediticio. 

Aumento en los plazos de pago

Los periodos de pagos de facturas han alcanzado los 51 días, provocando que las pymes no cuenten con la liquidez necesaria para solventar sus gastos fijos, lo cual también los lleva a recurrir a créditos para poder seguir operando. 

Factoring: alternativa para salir de las deudas comerciales

El servicio de factoring es un apoyo financiero para negocios que nos permite tener por anticipado el dinero de nuestras facturas por cobrar. Bajo este sistema, la empresa de factoring aplica una tasa de descuento por el anticipo, cuyo porcentaje va a variar dependiendo de la compañía.

Algunas de las ventajas del factoring son las siguientes: 

  • Nos da la posibilidad de contar con liquidez inmediata bajo un sistema que está regulado por la ley 19.983, donde se establecen los requisitos para la cesión de documentos. 
  • Al ceder la factura, hay una preocupación menos, ya que el factor se encargará de cobrar la deuda una vez cumplido el plazo. En otras palabras, estamos externalizando la gestión de cobro.
  • Para una pyme es importante obtener liquidez sin necesidad de generar una deuda, sobre el dinero es para cubrir gastos comerciales.
  • Si la empresa necesita endeudarse con un préstamo, lo podrá hacer sin que el factoring perjudique las posibilidades de obtenerlo. Mientras que, en caso de no ser candidato para un financiamiento, el factoring facilita la obtención de dinero sin tantos requisitos ni trámites.

Ante el duro panorama de las pymes, el factoring es un apoyo financiero para negocios que buscan mantener su producción, sin recurrir a los préstamos crediticios. Además, es una excelente alternativa para contar con la liquidez necesaria, cuando el negocio está en proceso de expansión y requerimos atender la demanda comercial.