El flujo de caja: ¿cómo facilita la toma de decisiones?

flujo de caja

Si tenemos un negocio es importante monitorear constantemente las finanzas para controlar, evaluar y analizar posibles riesgos a futuro. Una de las herramientas que puede servirnos para hacer este diagnóstico es el flujo de caja. ¿Sabemos en qué consiste y cuál es su alcance?, a continuación todos los detalles.

¿Qué es el flujo de caja?

Es el informe financiero que muestra los ingresos y egresos que ha tenido nuestra empresa durante un periodo específico. Nuestros ingresos representan las ventas, el cobro de las deudas pendientes y los intereses bancarios, mientras que nuestros egresos son el pago de facturas, impuestos y deudas que vamos liquidando. A la diferencia entre los ingresos y los egresos de nuestra empresa se le denomina flujo neto, el cual puede presentarnos dos panoramas financieros:

  • Positivo o favorable. Esto indica que la liquidez de la empresa va en aumento y nos permite solventar las dudas. Además, un resultado positivo nos da la posibilidad enfrentar nuevos retos financieros o hacer reinversiones.
  • Negativo o desfavorable. Un flujo negativo expresa que los gastos han superado a los ingresos y debemos tomar medidas para revertirlo.

¿Cuáles son los beneficios de llevar un control de flujo de caja?

Además de ayudarnos a saber cuánta liquidez tiene nuestra empresa para que enfrentemos nuestros compromisos financieros, también nos permite: 

  • Descubrir errores. Elaborar un flujo de caja nos lleva a examinar datos contables históricos. Analizar la gestión pasada puede revelar que la forma como manejamos el dinero no era la mejor.
  • Hacer una proyección acertada. Podemos anticipar escenarios de déficit o superávit. Esto nos lleva a tener información financiera real y, si es necesario, hacer los ajustes correspondientes.
  • Tener buena relación con los proveedores. Tener un flujo de caja actualizado nos permite establecer cuánta mercancía pedir y cumplir la promesa de pago con nuestros proveedores. Al respetar estas condiciones mantenemos un buen historial y a corto plazo tendremos mayores privilegios (descuentos) con la empresa proveedora.
  • Llevar a cabo actividades más importantes. Mantener un flujo de caja nos aporta información contable de nuestra empresa que podemos usar en reuniones con inversionistas.

¿Cómo influye el flujo de caja en la toma de decisiones?

Las corazonadas no son elementos válidos para marcar el rumbo de nuestra empresa. Los resultados más certeros se obtienen por medio del flujo de caja, siendo estos valores los más fiables para modificar o mejorar el rumbo financiero de nuestro negocio. Las siguientes son algunas de las decisiones que podemos tomar con base en los resultados obtenidos del flujo de caja: 

  • Cuándo debemos solicitar un servicio de factoraje.
  • Cuánta cantidad de mercancía podemos comprar.
  • Establecer la modalidad de nuestras compras: crédito o contado.
  • Cómo pagar las deudas que están a punto de vencer.
  • Cómo usar el excedente de dinero.

Existen muchas empresas que le han restado importancia al flujo de caja como herramienta financiera. Esto les ha traído consecuencias, que han llevado a su cierre definitivo. Afortunadamente, ya sabemos en qué consiste y cómo puede ayudarnos. Además, hay entidades con amplia experiencia y dispuestas a brindarnos el respaldo financiero para que nuestra empresa siempre se mantenga a flote, como las empresas de factoring.