El factoring y confirming: evitando la suspensión de pagos

sistema de factoring 3

Una situación que suelen enfrentar muchas pymes durante sus primeros años es la suspensión o cesión de pagos, lo cual se da cuando la empresa no tiene la liquidez suficiente para cumplir con sus obligaciones. Para evitarlo, es importante tener un control adecuado de cobros y pagos, así como una buena gestión de recursos. 

No obstante, hay ocasiones en que las pymes no pueden equilibrar las fechas de pago con las de cobro, por plazos de vencimiento muy largos o atrasos por parte de los clientes, lo que las lleva a tener que detener la cancelación de sus propios deberes, afectando no solo a proveedores, sino también a los trabajadores. 

Aunque en ocasiones este estado financiero se confunde con estar en quiebra, es necesario aclarar que la suspensión de pagos es temporal. La empresa aun es rentable y cuenta con activos, pero por el momento no tiene dinero líquido o en efectivo para cubrir sus gastos. 

Con la finalidad de llegar a acuerdos y evitar malentendidos, se debe hablar con los proveedores, empleados, y demás acreedores, sobre la condición actual de la empresa, para asegurar el pago de las deudas en cuanto haya ingresos suficientes. 

¿Cómo pueden las pymes evitar o resolver la suspensión de pagos?

Actualmente, existen diferentes mecanismos que pueden ayudarnos a evitar la suspensión de pagos. Entre ellos está el anticipo de facturas, sistema enfocado al cobro de estas sin tener que esperar a su vencimiento. Estas son las dos formas en que podemos recurrir a este servicio. 

Factoring

El sistema de factoring nos anticipa el pago de facturas, a partir de la cesión de nuestras cuentas por cobrar. Una vez que se establece el contrato, la empresa de factoraje nos entrega el dinero de la factura, aplicando una tasa de descuento, y se encarga de realizar el cobro tras el vencimiento de estas. 

Además de gestionar la cobranza, este servicio también nos puede brindar estudio de clientes, lo cual nos permite conocer la estabilidad financiera de éstos para saber si hay posibilidad de pago o no.  

Dentro del financiamiento, existen dos tipos de factoring: con recurso o sin recurso. En caso de elegir sin recurso, nosotros no tenemos que hacernos cargo del pago a la empresa de factoring, si el deudor no cumple con sus obligaciones; por el contrario, con la opción con recurso nosotros tendremos que hacernos responsables de la deuda, sin el cliente se niega a cumplir con sus obligaciones. 

Confirming

Mientras que en el factoring nosotros cedemos nuestras facturas por cobrar, en el confirming cedemos nuestras facturas de pago. En este sentido, la empresa de confirming se encarga de realizar el pago a nuestros proveedores llegado el vencimiento, poniéndose en contacto directamente con nuestros acreedores. 

Además, en caso de que nuestro proveedor requiera un anticipo de dinero, la empresa de confirming adelanta parte la deuda. Pero por dicho anticipo, el proveedor debe pagar una comisión o, incluso, esa comisión se traspasa a la empresa contratante. 

Tomando en cuenta las características de cada servicio, podemos elegir la que se adapte mejor a nuestras necesidades. Por un lado, el sistema de factoring nos da la liquidez para poder cumplir con nuestras obligaciones, a cambio de la cesión de facturas; mientras que el confirming nos ayuda a pagar a nuestros proveedores, pasándoles nuestras facturas de pago. 

No obstante, ambas ofrecen apoyo financiero para evitar demandas por parte de los empleados o rupturas en la relación con nuestros proveedores, para poder continuar con la operación del negocio.