Dicom empresarial: un obstáculo para optar a financiamientos

Antes de que las instituciones financieras y comerciales otorguen créditos a pequeñas y medianas empresas, hacen una evaluación sobre su comportamiento de pago para determinar si son clientes morosos o cumplen a tiempo con sus deudas. 

Para esto, recurren a Dicom, una empresa internacional que recopila información de organismos nacionales con la finalidad de ofrecer información actualizada sobre el estado financiero de los habitantes de Chile. 

¿Cómo funciona Dicom?

La base de datos de Dicom se nutre de la información que le comparten instituciones como la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, el Boletín de Informaciones Comerciales y la Dirección de Trabajo. Una vez que se tienen los datos estos son abiertos al público para que cualquier acreedor tenga acceso a ellos.

Todas las personas o empresas que hayan adquirido una deuda aparecen en este registro, sin embargo, Dicom se encarga de segmentar los adeudos con base en su estado de vencimiento. Para facilitar la lectura, las deudas se clasifican por vigencia, morosidad, vencimiento y castigo. 

Las deudas vigentes son aquellas que aún están dentro de su periodo de pago, pero las morosas, las vencidas y las castigadas son las que han superados los 30, 60 e incluso 90 días después de la fecha de vencimiento. 

¿Cómo esto afecta a las pymes?

Si hemos solicitado un crédito para nuestra pyme, pero no hemos logrado cumplir con los plazos de pago este historial queda guardado en Dicom. Esto hace que, para el futuro, las instituciones desconfíen de nuestra capacidad de pago, negándonos la posibilidad de obtener un préstamo. 

Quizá esto no representa una amenaza para las grandes empresas, puesto que tienen suficientes activos que garantizan la rentabilidad del negocio; sin embargo, cuando nuestra empresa está en crecimiento, la morosidad puede generar incertidumbre. 

Ahora bien, ¿qué pasa cuando queremos solicitar nuestro primer crédito empresarial, pero nosotros ya nos encontramos en Dicom?  En este escenario, las instituciones financieras también ponen en duda nuestra capacidad administrativa, puesto que la manera en que manejamos nuestras finanzas se vuelven un reflejo de lo que podría suceder con nuestra empresa.

¿Existen opciones de financiamiento estando en Dicom?

Si bien es probable que los bancos u otras organizaciones financieras nos nieguen los créditos o no nos den la oportunidad de negociar los términos del préstamo, existen otras alternativas para obtener liquidez. 

El factoring es un servicio que nos ofrece el anticipo de nuestras facturas por cobrar, a cambio de la cesión de dichos documentos. Una vez que se firma el contrato, la empresa de factoring se queda con los derechos de las facturas para cobrarlos al deudor, mientras nos adelanta el pago de estas. 

El factoring con dicom nos da la oportunidad de contar con dinero, porque entiende que muchas veces los endeudamientos no son necesariamente el resultado de una mala administración. Al contrario, son la consecuencia de situaciones propias del negocio, como facturas con fechas de vencimiento de hasta 60 días, o morosidad de nuestros mismos clientes. 

Para acceder a la cesión de facturas, el factor realiza un estudio acerca del cliente y los deudores para revisar su estado financiero, esto les ayuda a verificar qué tan seguro es que el deudor cumpla con su pago, y qué tan rentable es la actividad comercial de su cliente. Como ves, existen empresas que nos pueden apoyar a continuar con nuestro negocio, aun teniendo un mal historial crediticio. Para esto, el factoring con dicom se vuelve una solución inmediata, si requerimos dinero en efectivo para cumplir con nuestros gastos básicos empresariales, como lo puede ser el pago de nómina o los pagos a proveedores