¿Cuáles son los costos asociados al anticipo una factura?

sistema de factoring

El anticipo de facturas es una eficaz alternativa para otorgar liquidez, estabilidad y autonomía financiera a las PYME, logrando que se liberen de la gestión de cobranza y eliminen las trabas que significan los cobros de hasta 60 días. Bajo este sistema la empresa que otroga la liquidez adquiere las facturas por cobrar, realiza los cobros y entrega un porcentaje del dinero a la empresa, permitiéndole contar con liquidez inmediata.

Este tipo de prácticas financieras han llegado para instalarse como una alternativa que potencia el desarrollo de las PYME, al mismo tiempo contribuye a una mejor operación de sus procesos internos, permitiéndoles crecer.

Cuando se trata de anticipo de facturas: ¿qué costos implica?

Las empresas que otorgan el anticipo de una factura, entregan un monto de ésta para la empresa que lo solicita, quedándose con un porcentaje del valor total por la gestión. Esto, llamado costo de financiamiento alcanza hasta un porcentaje del valor total similar a las tasas de financiamiento a las cuales las empresas optan, dicho porcentaje variará dependiendo del plazo y características del deudor de la factura.

El anticipo de facturas es más rápido y eficaz, al contar con una garantía (la factura) y al no exigir las condiciones adicionales que muchas veces establece la banca para otorgar créditos. Vale destacar que el anticipo no se publica como deuda para la empresa, por lo que podrá contar con autonomía, liquidez y la gestión del pago de sus facturas de manera oportuna para postular a herramientas de financiamiento bancario.

Otro de los beneficios de la cesión de facturas a través de un servicio son sus características que no constituyen deuda. Esto significa que, al no ser técnicamente un crédito, esta práctica no está sujeta al pago del impuesto de timbres y estampillas, quedando sólo con un interés menor que dependerá de la institución que preste el servicio.

Hay que considerar que el anticipo de facturas, así como también la cesión de facturas electrónicas, está regulado por la ley 19.983. Sin embargo, muchas de las empresas de otorgan este tipo de financiamiento pueden incurrir en cobros que superen las tasas de interés y comisiones. Entre las comisiones que pueden afectar al cliente están las de apertura, cancelación, estudios u otras diligencias.