¿Corto o largo plazo? ¿Qué tipo de financiamiento necesita nuestro negocio?

financiamiento para negocios chile e1543252340202

¿Qué fórmulas de financiamiento existen para una empresa?

 

Si necesitamos financiamiento para nuestra pyme, lo primero que debemos saber son los tipos que existen. Si dividimos en plazos los tipos de financiamiento para negocios en Chile, tenemos dos opciones: financiamiento a largo y a corto plazo.

Cada una de estas opciones tiene sus ventajas y desventajas, pero a la hora de elegir lo que debemos tomar en cuenta son nuestras necesidades y el tipo de entidades financieras a las que tenemos acceso. Como regla general, los bancos ofrecen financiamiento a largo plazo y los prestamistas alternativos, que pueden ser aquellos que también ofrecen servicios de factoring o flujo de efectivo, ofrecen financiamiento a corto plazo.

Antes de elegir, debemos estudiar bien ambas opciones.

 

Financiamiento a corto plazo

 

Se le llama financiamiento a corto plazo a aquel que se asocia a un período no mayor a un año.

Este plazo de financiamiento ayuda a obtener liquidez inmediata para resolver situaciones concretas. Si nuestra empresa está pasando por un mal momento económico o está en espera de alguna inversión o ganancia considerable, un financiamiento a corto plazo nos puede ayudar a sobrevivir el mal período. En este tipo de financiamiento están incluidas prácticas financieras ideales para pequeñas y medianas empresas, tales como el factoring, el descuento de pagarés o el confirming.

 

Implicaciones de un financiamiento a corto plazo

 

Generalmente, un financiamiento para negocios en Chile, a corto plazo, es más fácil de obtener que aquellos de mayor extensión. Esto se debe a que, al ser capital que va a gastarse en una o varias cosas en concreto, suelen ser financiamientos de cantidades pequeñas. Del mismo modo, al ser adquiridos por prestamistas independientes, no nos encontraremos con las mismas trabas y condiciones que nos pondría un banco.

Por otro lado, los intereses de un financiamiento a corto plazo suelen ser mayores y aumentar agresivamente si no se liquida la deuda en el tiempo acordado. Así mismo, estos financiamientos deben ser utilizados sólo en casos de necesidad y nunca abusar de ellos o tener más de uno abierto simultáneamente.

 

Financiamiento a largo plazo

 

Se le conoce como financiamiento a largo plazo a aquel que tiene una duración superior al año y que puede extenderse indefinidamente.

Este tipo de financiamiento nos permitirá, más que atender soluciones, emprender proyectos que impulsen el desarrollo de nuestra empresa. Sin embargo, son otorgados por los bancos y, debido a esto, están sujetos a aprobación. Necesitamos las credenciales necesarias (buen historial crediticio, un proyecto sustentable, etcétera) para obtener uno.

 

Implicaciones de un financiamiento a largo plazo

 

Debemos estudiar muy bien los alcances del proyecto que vamos a llevar a cabo con nuestro financiamiento a largo plazo, en mayor parte debido a que una vez que se consigue ya no hay marcha atrás. Las cantidades conseguidas son mayores y, por lo tanto, lo que hay que pagar es, de igual forma, mayor.

Es por esto por lo que solo se recomienda adquirir un financiamiento a largo plazo si se va a hacer una reestructuración del modelo de productividad de la empresa o una inversión fuerte con resultados seguros.

 

¿Cómo elegir el financiamiento correcto?

 

Como hemos visto, lo más importante que debemos considerar son las necesidades de nuestra empresa. Sobre todo, tener una idea clara de los presupuestos y los proyectos, así como de las situaciones puntuales que deban resolverse. Lo ideal es que si la empresa ya se encuentra en marcha, primero se corrijan detalles que estén mermando su productividad, para poder tener claro el futuro y el financiamiento que impulsará el proyecto que nos llevará a alcanzar el éxito.