¿Cómo solventar el financiamiento de tu empresa en crisis?

solventar el financiamiento

La crisis sanitaria, provocada por el COVID-19, ha hecho que las pymes tengan dificultades para continuar con sus operaciones y mantener sus finanzas estables. De acuerdo con un sondeo de la Cámara Nacional de Comercio, para abril el 45% de las empresas había detenido sus actividades, mientras que el 38% había despedido a sus empleados. Para reducir el impacto que la situación actual ha generado, es necesario que los negocios cuenten con alternativas de financiamiento, que les permitan cancelar sus obligaciones operativas sin afectar aún más su economía.  

3 formas de solventar el financiamiento de una empresa en crisis interna

Si bien, uno de los medios más comunes para obtener dinero son los bancos, la realidad es que las pymes no tienen acceso a sus créditos. De hecho, solo entre el 15% y el 20% de los emprendedores accede a la banca, según Juan Pablo Swett, presidente de la Multigremial Nacional de Emprendedores. Afortunadamente, en el sector financiero existen otras opciones para conseguir liquidez, tales como las siguientes. 

1. Anticipo de facturas

El factoring o anticipo de facturas es un instrumento financiero, que le permite a las pymes disponer de efectivo inmediato a través de la cesión de sus facturas por cobrar. La empresa de factoring adquiere los derechos de cobro de dichos documentos, dando a cambio el 90% de su valor. Así, las pymes tienen oportunidad de liquidar sus pagos a proveedores, empleados y servicios generales en tiempo, sin esperar a que se cumpla el plazo de 30 o 60 días para la cancelación de las facturas.

Además, al obtener la cesión, las empresas se hacen cargo del proceso de cobranza, garantizando así el retorno de su dinero. Es recomendable elegir el factoring sin recurso, pues así la entidad financiera se hace cargo del riesgo de insolvencia del cliente, aunque esto supone un aumento en el coste de operación. 

2. Órdenes de compra

Otra alternativa es el ordering o anticipo de órdenes de factura. Si como pyme no tenemos la liquidez para financiar los pedidos de nuestros clientes, hay empresas que financian un porcentaje del monto total de la orden para poder iniciar la producción. Al recibir la orden de factura, esta se entrega a la empresa financiera y ellos se ponen en contacto con nuestro cliente y con nuestro proveedor para evaluar plazos de fabricación, acuerdos de cancelación y revisar la capacidad de pago. 

Una vez que está lista la mercancía, la empresa libera el pago al proveedor, entrega los productos al cliente final, recibe el pago directo y hace el cobro establecido por el servicio para, después, entregarnos el dinero sobrante de la venta. Para que las empresas accedan a ofrecer el servicio, los clientes finales deben ser económicamente solventes, como lo es el gobierno.

3. Crowdfunding

En este método participan inversionistas, quienes apuestan y entregan fondos para apoyar un proyecto. Las pymes son registradas en plataformas digitales, en las que se describen sus actividades, la cantidad de dinero necesaria y el beneficio del inversor al inclinarse por ella. En este tipo de financiamiento hay tres modalidades: donación o recompensa, de inversión o de préstamos P2P. Si bien, es una alternativa útil para salir de problemas financieros, el periodo para obtener liquidez es tardado, pues depende del interés de las personas. 

Beneficios de estas formas de financiamiento

  • En el caso del factoring y ordering, la liquidez es rápida.
  • No se generan deudas adicionales.
  • Se externaliza la gestión de cobro.
  • Hay asesoramiento financiero y comercial.
  • Hay gente que en el futuro puede seguir inyectando capital al negocio (crowdfunding).
  • Más ágil (el proceso ya se realiza por Internet) y sin tantos trámites como en un banco.

Ahora que sabes cómo solventar el financiamiento de tu pyme, acércate a Factorclick y haz uso de nuestros servicios de factoring y ordering para hacerle frente al periodo de crisis.