Cómo optimizar el flujo de caja y calzarlo a tus necesidades

Servicios factoring en Chile

Una empresa profesional debe considerar que, para tener un desempeño económico responsable, lo principal es una correcta gestión del flujo de caja. El flujo de caja es un indicativo que nos permite saber la liquidez de nuestro negocio, así como conocer la buena o mala marcha de las finanzas internas.

Hay aspectos que son importantes en todo negocio, como los ingresos por venta, arriendo, impuestos, nóminas o financiamientos y el flujo de caja ofrece los detalles de manera precisa de estas cuentas durante un lapso de tiempo.

Si se tiene un flujo de caja positivo como producto de unos ingresos muy favorables, un financiamiento o gracias al anticipo de factura (porque hemos decidido utilizar servicios de factoring en Chile), hay que saber administrar inteligentemente esta liquidez.

Una mejor gestión del cobro de deudas

El control de los flujos de pagos nos va a permitir estar muy pendientes de reclamar los pagos que no se han efectuado. Las razones por las que puede haber retrasos en este sentido son muy variadas, pero es un hecho que esto afecta la liquidez de una organización y puede provocar graves consecuencias en el corto plazo.

Tener una buena gestión del flujo de caja ayuda a hacer frente a dichos inconvenientes, trazar estrategias (como negociar de nuevo los plazos de pago) y tener previsiones de financiamiento adicionales.

Realizando inversiones

Un flujo de caja positivo genera un beneficio y en ocasiones las empresas pueden determinar que ha llegado el momento de hacer otras inversiones. Se busca poner a trabajar el dinero a favor de la empresa y con estos índices de flujo de caja es posible hacer que esa liquidez sea rentable, hay que tener en cuenta que hay formas de invertir que generan ingresos pasivos.

Sin embargo, es importante aclarar que si el flujo de caja es gracias a un anticipo de factura que hemos pedido, lo correcto es utilizar ese dinero en correspondencia con la actividad económica asociada a la factura y no para cubrir otras necesidades, como la compra de equipos u otros activos fijos.

Ahorrando

En ocasiones, la situación de la empresa nos puede llevar a retrasar la inversión para tomar previsiones a corto plazo, por lo que el mejor camino pasa por ahorrar. Ahorrar permite tener fondos suficientes en caso de imprevistos o una contingencia, especialmente cuando hay una creciente morosidad en las cuentas por cobrar.

Si hay problemas en este sentido durante el ejercicio económico, no tendremos que recurrir a apresuradas fuentes de financiamiento que pueden generar un problema mayor para la empresa. Si la capacidad de ahorro es mínima, entonces lo conveniente es reducir los gastos y negociar con los proveedores condiciones de pagos más flexibles.

El principal objetivo de tener un buen control del flujo de caja es que la liquidez del negocio, sea poca o abundante, pueda calzar con nuestras verdaderas necesidades. Si nuestra compañía no cuenta con la liquidez necesaria para cumplir con sus obligaciones, los servicios de factoring en Chile permiten disponer de liquidez de manera inmediata al poder negociar algunas de las cuentas por cobrar.