¿Cómo lidiar con los problemas de la banca al financiar tu pyme?

credito de financiamiento

Como pyme uno de los mayores retos que afrontaremos es el del financiamiento, sobre todo en las primeras etapas de desarrollo. Cuando pensamos en financiamiento, lo primero que vendrá a nuestra cabeza es acercarnos a una entidad financiera, en la mayoría de los casos un banco.

Los bancos, además de no ser siempre la mejor opción disponible para nuestros proyectos o necesidades, ponen muchas trabas a la hora de ofrecer crédito de financiamiento, por lo que si nuestra solicitud es declinada lo mejor es no desanimarse y buscar soluciones alternativas. Hay dos cosas que un banco podría declinar: el financiamiento o la línea de crédito. Veamos qué alternativas tenemos para cada uno de los casos:

Financiamiento declinado

Crowdlengding

Este tipo de financiamiento funciona a través de un grupo de particulares (los cuales pueden tener que ver entre sí o no) que aportan porciones de capital hasta alcanzar la cifra que necesitamos. Esto se hace por medio de consultorías que se ponen en contacto con los grupos de prestamistas. Es un modelo viable debido a que los intereses que pagaremos se dividirán entre las ganancias de los particulares y la entidad mediadora.

Capital riesgo

El capital riesgo se refiere a aquel financiamiento que se les da a las empresas, start ups o proyectos en vías de desarrollo que presuponen un alto ratio de riesgo – recompensa.

Es un modelo viable debido a que lo que se busca es elevar el valor de la empresa en el mercado y, cuando el proyecto para el que se utilizó el dinero esté terminado, el inversionista recuperará su capital más los intereses correspondientes.

Factoring

El factoring es una de las mejores opciones de financiamiento alternativo que existen el panorama financiero actual. Se trata de un servicio ofrecido por entidades financieras que consiste en que una empresa ceda un crédito a cambio de recibir esa cantidad en capital; es decir, si nuestro negocio hace una venta a crédito, la entidad financiera que haga nuestro servicio de factoraje nos dará esa cantidad como si la venta se hubiese realizado al contado y, después, recolectará la deuda para recuperar su inversión. ¡Una operación en la que ambas partes salen ganando!

Línea de crédito declinada

Crédito comercial

Los créditos comerciales pueden ser expedidos por los bancos, pero si nuestra solicitud fue declinada, podemos solicitarlo en alguna entidad financiera alternativa de nuestra elección. Las ventajas de un crédito comercial (en contraste con un crédito personal) son la flexibilidad de las cuotas, ya que pueden pactarse a corto largo plazo, pudiendo existir variación entre estas. De este modo, podremos planificar los pagos de acuerdo con las necesidades de nuestra empresa.

Arrendamiento financiero

Si nuestra empresa requiere de equipo, utilidades o activos para empezar un proceso de desarrollo, el arrendamiento financiero te permitirá obtenerlos en calidad de “arrendamiento” con la opción de comprarlas cuando el período acordado haya llegado a su fin. Esto es una gran alternativa al financiamiento bancario, pues no sólo nos provee de aquello que necesitamos, sino que el arrendador es quien se hace cargo del pago de impuestos a la propiedad durante el tiempo que dure el acuerdo, lo que mejorará la liquidez de nuestra empresa.

Estas cinco alternativas a un crédito de financiamiento nos permitirán solventar las necesidades de nuestra empresa si los bancos nos ponen trabas que puedan hacer peligrar nuestro negocio. De este modo, recomendamos el factoraje, pues te ayudará a tener una liquidez inmediata.