¿Cómo funciona la cesión electrónica de una factura?

factoring facturas

La cesión de facturas electrónicas consiste en una actividad comercial regulada por ley, que permite ceder a un tercero el derecho de cobrar una factura a cambio de tener el dinero de la deuda antes del vencimiento del plazo. El nuevo acreedor de la factura se encargará del cobro hasta el período de vencimiento, completando así el proceso de factoring.

Una de las razones de las PYME y empresas para recurrir a este tipo de instrumento tiene que ver con la posibilidad de acceder a liquidez inmediata. Existen diversas compañías que se dedican a brindar servicios de factoring, amparados en la problemática de las empresas hoy en día, que deben esperar hasta 60 días para el pago de alguna factura, mermando su capacidad de ahorro, inversión y autonomía financiera.

Otra razón por la que el factoring se ha popularizado es que la forma de contratación es mayormente online, en vista de que muchas entidades financieras trabajan exclusivamente a un click de distancia.

¿Cómo funciona la cesión?

En el proceso de factoring son tres los actores involucrados: quien cede la factura y firma el contrato de factoring, quien recibe la factura y finalmente quien debe pagarla.

Dentro de esta modalidad, hay dos tipos de factoring.:

  • Factoring sin recurso: cuando el cliente recibe el dinero y la empresa de factoring se hace cargo del cobro, asumiendo el riesgo de la deuda si el cobro no se efectúa.
  • Factoring con recurso: cuando el deudor no cumple con el pago y el cliente asume la responsabilidad de la deuda. 

¿Cuáles son las ventajas de la cesión de factura? 

1. La empresa no pierde capacidad crediticia

Como se trata de un intercambio de derechos de cobro, esto no significa asumir una deuda. Si nuestra empresa en algún momento necesita un préstamo, la cesión electrónica de la factura no será un factor que perjudique obtener esos recursos. Por el contrario, será posible contar con liquidez u optar a cualquier tipo de crédito en la banca o instituciones financieras. 

2. Una mejor gestión de cobros

Con el factoring facturas existe la ventaja de que el servicio para la gestión de cobro se externaliza, de manera que no es necesario buscar o contratar recursos para enfocarse en esa operación. Más bien, las empresas podrán dedicar sus esfuerzos a cumplir sus objetivos y hacer más rentable el negocio.

3. Asesoramiento comercial y financiero    

En muchos casos, el factoring facturas sirve como una forma de asesoramiento financiero que servirá como indicador de qué está haciendo mal la empresa y qué hacer para mejorarlo. Esto, se da principalmente en los casos en que es necesario contratar un servicio sin recurso.

Sin duda que la cesión de facturas electrónicas tiene muchas ventajas. Es cierto que hay un costo a nivel financiero (por lo general las entidades de factoring cobran una comisión del 2 al 3% del total). También es importante recurrir a este instrumento cuando se cuenta con solidez y solvencia económica, características que contribuirán a mejorar muchos aspectos de las empresas.