5 señales de que una PYMES necesita financiamiento

financiamiento pymes

Según la Encuesta Longitudinal de Empresas (ELE-5), publicada por el Ministerio de Economía en enero de 2019, 52.5% de las empresas en Chile son PYMES y 44.4% microempresas. Desafortunadamente, solo el 8% de ellas supera los cinco años luego de iniciar operaciones y, aunque son muchas la razones como una nula presencia en Internet, falta de planificación u objetivos poco claros, uno de los principales problemas tiene que ver con el manejo de los recursos económicos.

Sin embargo, levantar una PYME no es tan sencillo, los emprendedores ignoran los signos de fracaso y, a raíz de esto, se acentúan dificultades que podrían resolverse con financiamiento. Debido a ello, hicimos una lista para identificar el momento exacto en el cual debemos buscar el financiamiento para nuestra PYME.

1. Deudas en líneas de crédito

Las líneas de créditos son un respaldo para momentos de crisis y ayudan a superar gastos imprevistos; no obstante, la flexibilidad de uso que ofrecen junto a los altos intereses y comisiones pueden llevar nuestro emprendimiento a la quiebra en poco tiempo; lo mismo ocurre con el abuso de las tarjetas de crédito.

2. Modernización de la empresa

De acuerdo con el boletín citado, entre 74% y 80% de las empresas pequeñas y micro no tienen una estrategia enfocada en el comercio electrónico, lo cual establece una brecha representativa entre la presencia de ellas y las grandes compañías en Internet.

Algunos emprendedores no comprenden los beneficios de la modernización tecnológica, otros no cuentan con los recursos para diseñar y administrar páginas web, llevar perfiles de redes sociales o automatizar procesos, ya que no todas las herramientas son gratuitas. 

De esta manera, si nuestra idea de emprendimiento requiere de estos elementos, pero no genera suficientes ingresos para costear su precio, entonces necesitamos conseguir financiamiento. 

3. Cuentas por pagar

El mismo estudio señala que entre 62% y 56% de las PYMES y microempresas presentan problemas con el cumplimiento de los pagos acordados con los clientes, en especial debido al alto porcentaje de acuerdos de manera verbal, es decir, donde solo se confía en que la otra parte realice el pago. A largo plazo, estos atrasos desestabilizan las finanzas y entorpecen la reposición de suministros, la remuneración del personal, además del pago de impuestos. 

Con respecto a esto último, se estima que el Servicio de Impuestos Internos (SII) reúne hasta 200 millones de pesos anuales por concepto de pagos retrasados provenientes de las PYMES. 

4. Cuentas impagas con los proveedores

Al igual que los clientes, muchos emprendedores realizan acuerdos verbales con sus proveedores. Esto significa caer en un círculo vicioso, pues mientras el cliente no paga, resultará imposible cubrir los gastos de las materias primas.

5. Planes de crecimiento

Incluso si no se tienen deudas, el financiamiento puede ser necesario para que la PYME crezca, sobre todo si los ingresos solo cubren los gastos fijos mensuales y la compra de nuevos insumos. Ampliar la distribución a otras regiones, ofrecer productos mejorados, añadir servicios o arrendar un local, por mencionar algunas acciones, son pasos que nos permiten diferenciarnos de los competidores y crecer.

El sobreendeudamiento con distintos entes es el principal problema económico que frena el impulso de las PYMES y microempresas; a raíz de esta mala gestión, la mayoría desaparece durante los primeros años de vida. Para evitarlo, existen diferentes programas de financiamiento como el factoring, el cual nos ayuda a evitar el endeudamiento y optar por opciones enfocadas en apoyar el crecimiento de las PYMES.