5 problemas de una mala gestión del flujo de caja

apoyo financiero para negocios

Nuestra empresa requiere de una buena administración para sostener su rentabilidad, producción y funcionamiento. Sin embargo, en ocasiones nuestro flujo de caja se puede ver limitado por una mala gestión de recursos o por incumplimientos en la cobranza que están fuera de nuestro control. 

Para evitar que cualquier de estas situaciones afecte nuestro flujo de caja, es necesario diseñar estrategias para mantener operando nuestro negocio, considerando contar con alguna institución financiera dentro de las opciones

A continuación, enumeraremos algunos de los problemas que surgir en nuestra empresa, si tenemos un mal flujo de caja, y por qué el factoring es una alternativa dentro del apoyo financiero para negocios. 

1. Baja producción 

No disponer de liquidez en periodos de alta demanda, imposibilidad que podamos alcanzar la producción requerida, afectando la relación con los clientes, la imagen de la marca, las ventas y el crecimiento empresarial. 

2. No poder invertir en el negocio

Si nuestra empresa está en su primer año de actividad, tener un mal flujo de caja impide que se puedan hacer inversiones para el negocio. Ya sea para la compra de tecnología, para ampliar el capital humano, o para mantener los acuerdos con los proveedores. 

3. Deudas vencidas

Otro de los problemas que pueden surgir por tener un mal flujo de caja es incurrir en impagos, lo cual puede perjudicar nuestra relación con los proveedores, empleados o prestadores de servicios. Al atrasar el pago de nuestras facturas provocamos que nuestros aliados pierdan la confianza y caigan en morosidades, mientras que en el caso de los empleados puede ocasionar abandono de labores.  

4. Multas legales

Incumplir con tus obligaciones empresariales por falta de liquidez, puede traer nuevos adeudos, especialmente legales, ya que al sobrepasar las fechas límite para el pago de facturas o para el pago de retribuciones laborales tanto proveedores como empleados puede recurrir a soluciones legales. 

5.Imposibilidad de ahorrar

Tener un mal flujo caja usualmente nos lleva a tomar parte de los ahorros destinados a la inversión del negocio; sin embargo, esto a su vez hace que no podamos tener un plan de ahorro, puesto que todos nuestros ingresos, por pequeños que sean, se terminan yendo a la cancelación de deudas. 

Una solución práctica: el factoring

Si nuestra empresa está creciendo es normal que nos preocupe disponer del capital para cubrir inversiones y gastos, por lo que una solución que aparece como apoyo financiero para negocios es el factoring.

Este mecanismo nos ofrece solvencia a través de la cesión de nuestras facturas o cuentas por cobrar a empresas de factoraje, quienes se encargan de anticiparnos el capital. Tras la fecha de vencimiento de las facturas, será esa empresa la que se encargue de hacer el cobro a los deudores.

Dentro del servicio se aplica una tasa de descuento por las operaciones de factoring, la cual será mayor o menor dependiendo del tipo de servicio que estemos buscando. No obstante, sin duda es una opción viable para disponer de dinero inmediato para poder pagar nuestras deudas empresariales. 

Los problemas de flujo de caja son comunes en cualquier pyme, sin embargo, prevenirlos o atenderlos de forma rápida evitará que se produzcan situaciones poco favorables para el desarrollo del negocio. Para esto la cesión de facturas es una alternativa efectiva, ya que no necesitaremos recurrir a nuevos endeudamientos para tener efectivo.