5 consideraciones al escoger una empresa de factoring

Cuando nos enteramos de que nuestros clientes no efectuarán el pago de las facturas en el tiempo correspondiente, solemos recurrir a la solicitud de préstamos crediticios o a reducir la productividad de la empresa; sin embargo, ambas opciones podrían generar mayores deudas a futuro, por lo que es mejor recurrir a nuevos apoyos financieros. 

En la búsqueda de tener liquidez para cumplir con nuestras obligaciones empresariales es donde las empresas de factoring aparecen, ya que nos dan la posibilidad de cederles nuestras facturas por cobrar, a cambio del pago de éstas, aplicando solo una tasa de descuento. 

En el último año, la cesión de documentos tributarios aumentó un 15%, gracias a que esta práctica ayuda a mejorar las condiciones de la pymes, por lo que, si estamos considerando buscar su servicio, a continuación, mencionaremos los aspectos más importantes para elegir a la empresa indicada.

 1. ¿Cuál es su especialización?

Tomando en cuenta que las empresas de factoring necesitan hacer un análisis del cliente, el deudor y el monto a cubrir, este proceso será mucho más fácil y rápido, si escogemos aquellas que estén familiarizadas con nuestro sector económico. Algunas empresas se especializan en distintas industrias, por lo que deberíamos buscar aquellas que se adaptan a nuestro perfil, para obtener resultados positivos.

2. ¿Qué tipo de factoring ofrece?

Aunque el servicio de factoring nos ofrezca adelantar el pago de una factura, no significa que todos los tipos de procedimientos se acomoden a la situación de nuestra pyme. 

Por riesgo comercial: se refiere a quién tomará la responsabilidad en caso de que el deudor no cumpla con el pago.  En el acuerdo «con recursos», es el cedente quien paga la deuda; mientras que en «sin recursos» la empresa de factoraje absorbe el incumplimiento. 

Por condiciones de pago: se adelanta el pago al cedente con base en el vencimiento de factura o hasta el momento en que la empresa de factoring realiza el cobro. 

Por localización: tiene que ver con la relación pyme-cliente, es decir, si es nacional, de importación o exportación. 

Por formas de pago: esta define si la cobranza la realizará la empresa de factoring, el cedente o no se enviará ninguna notificación al deudor, esperando que él le pague al cliente directamente.  

3. ¿Cuánta experiencia tiene?

Para garantizar la transparencia y experiencia de la empresa, será crucial hacer un chequeo de su reputación para tener mayor seguridad. Para esto podemos revisar su sitio web o comunicarnos con sus clientes para evaluar casos de éxito, así como preguntar por certificaciones, capacidad de solvencia, entre otros. 

4. ¿Cuáles son los costos involucrados en los servicios?

Si estamos optando por contratar este tipo de servicio, lo mejor será preguntar qué costos y tasas están involucradas en el anticipo de facturas, ya que así podremos estimar cuánto dinero realmente recibiremos por la compra de la deuda. 

Como en todo negocio, los riesgos siempre están presentes; sin embargo, lo más importante es buscar alternativas para que nuestra empresa pueda seguir creciendo. El factoring nos ayudará a cumplir con los pagos a nuestros empleados y proveedores para que la operatividad no se detenga. 

Por lo tanto, antes de contratar empresas de factoring, es importante preguntar por su especialización, qué tipo de factoring manejan, qué tasas aplican en el servicio, y cuál es su reputación en el mercado. Esto será imprescindible para ver si el costo va de la mano con su efectividad.